SUEÑOS LÚCIDOS

Era la inocencia cálida, solemne, el asombro feliz en la mirada, la dulzura en la arena y en el agua, eterno devaneo de los instantes. Era el sueño, verdad más que evidente, realidad incontenible, a manos llenas, borbotones de magia Leer más…