Nos encontramos en la luz

Es igual el lugar donde te halles,

poco importa que yo viva en el sur

o que viaje hacia el norte por capricho

o que un rayo de sol me descoloque

entera y sin aviso por el este.

Da igual que los rosales precipiten

sus nubes de colores al oeste.

Yo siempre estuve allí

o lo estaría o acaso lo estaré

y tal vez coincidamos

o nos revele el aire simplemente,

ese don misterioso de lo ingrávido

que acredita la vida y la suprime.

No importa, sencillamente no importa

ni siquiera el sentido de los pasos,

ni el volumen de voz de los oráculos.

Al norte de mi anhelo te descubro

y es un rayo perpetuo que hipnotiza

la suma de mi aliento y la esperanza.

Siempre nos encontramos en la luz.

Isabel Ascensión M.Miralles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.