CONCHA DE LUZ ahora tambi茅n en Amaz贸n

Isabel A. Mart铆nez Miralles

Introducci贸n de la autora

Isabel Ascensi贸n Mart铆nez MirallesLa llamaban Concha, aunque su nombre era Concepci贸n Miralles Carrillo. Y vino a ser luz de muchos, a trav茅s de su apariencia, humilde y sencilla, manso pabilo prendido siempre a la alegr铆a.

H煤medas , a煤n, la pluma y la memoria, tras la inmersi贸n llevada a cabo en las infinitas aguas del esp铆ritu que alientan el eterno misterio que llamamos MADRE (si bien la vivencia es 煤nica e intransferible en cada caso), s贸lo pretendo poner de manifiesto la verdad de una experiencia y un sentir que trascienden lo personal, pues si, 煤nicamente en ese plano residieran, no por ello carecer铆an de fuerza y validez, mas, se hace mayor su alcance y su pujanza al saberse compartidos, experiencia y sentimiento, por tantas y tantas personas, de toda 铆ndole y condici贸n, que dan fe de la autenticidad de un car谩cter, un temple, una actitud, la de Concepci贸n Miralles Carrillo, mi madre en este mundo, que podr铆an resumirse en tres palabras: servicio, alegr铆a y generosidad.

Otros muchos valores adornaban su personalidad, gr谩cil y espont谩nea en extremo, que no albergaba ni daba lugar a recovecos ni dobleces. Sin embargo, son los tres valores mencionados anteriormente los que se erigen en pilares de su vida y delimitan los senderos por los que transcurrieron sus pasos, en relaci贸n con cuantos la conocieron y trataron.

Amante apasionada de la cultura y el conocimiento en general (aunque no tuviera ella la suerte de deleitarse en sus mieles, por ser ni帽a de posguerra y obligada al trabajo prematuro) y de la independencia femenina, alentaba a todas las muchachas del pueblo, y a cuantas, m谩s o menos conociera, a realizar estudios con los que poder mejorar su condici贸n y lograr una leg铆tima autonom铆a.

Dentro de la propia familia, y a un lado y otro de la misma, ejerci贸 su influencia a favor del saber, de los estudios, abrir los ojos a una m谩s elevada realidad.

Tambi茅n a las madres aconsejaba sobre esta necesidad, que ella sab铆a transmitir como imperiosa, fundamental, descartando, sistem谩ticamente, la opci贸n por los trabajos esclavistas y serviles, en los que muchos, en aquella 茅poca, incurr铆an, tambi茅n por sistema.

Muchas j贸venes deben hoy su apetecible situaci贸n laboral y su cultura, a su ayuda y ascendencia.

Si el servicio est谩 relacionado con el trabajo, Concha, siempre lo desempe帽贸 con la alegr铆a del que se siente agradecido por ello, en deuda con la salud, de lo cual era clara evidencia, y de la oportunidad, ofrecida como un regalo del Cielo. Oportunidad de compartir, de hacer el bien, de transmitir sabias palabras de consuelo, aliento y esperanza, de reconciliaci贸n y perd贸n. Jam谩s desaprovechaba la ocasi贸n de ejercer de sanadora emocional, de psic贸loga y hasta de sacerdotisa, de todas aquellas personas que en ella confiaban sus cuitas y pesares, sus queridas clientas, a quienes ella consideraba sus amigas.

Todo lo hac铆a con su sello particular, imposible de imitar, por ser forjado en la fragua de la generosidad m谩s pura y genuina. Nada la describe mejor que el epitafio, que en su l谩pida reza: 鈥淒ios ama al que da con alegr铆a鈥, b铆blica promesa paulina, que, desde la fe, se convierte en incuestionable certeza. Certeza que une a todas las gentes de bien en una com煤n creencia, m谩s all谩 de toda raza, religi贸n, distancia geogr谩fica o condicionamiento de cualquier especie: la de que son los m谩s nobles valores que anidan en el coraz贸n humano, los que, en 煤ltima instancia y , en definitiva ,nos unen y merecen ser recordados y tenidos en cuenta. Y eso es posible hallarlo en Ir谩n o en Espa帽a, en Murcia o en Turqu铆a, a lo largo de varios a帽os o en el 煤ltimo instante; dentro de una religi贸n oficial, poderosa, o de otra, minoritaria, rechazada o marginal; en la truculenta y vertiginosa urbe o en el insoslayable contacto de una l煤brica, piadosa o inclemente naturaleza.

De la misma manera que el oro frente al metal innoble, s贸lo el Bien permanece.鈥 El amor no pasa nunca鈥

PR脫LOGO DE SOREN PE脩ALVER

LA PIEDRA ANGULAR

Soren Pe帽alver鈥淒ios ama al que da con alegr铆a鈥. As铆 reza un epitafio precioso, que define generosa y espiritualmente a una mujer a la cual no llegu茅 a conocer en el espacio o la realidad f铆sica, pero que otra mujer, su hija, que la am贸 tanto ha sabido, hermosamente, interpretar (misterios del coraz贸n, vida intensa, trabajosa en extremo y en dif铆ciles tiempos, bondad y largueza, sensibilidad, humilde inteligencia, elegancia natural) en unas p谩ginas concretas: Concha de Luz.

El nombre de Concepci贸n Miralles Carrillo est谩 unido al innominado ser al que el destino quiso encaminar mis errabundos pasos de juventud, hasta su lecho de moribundo y, seguidamente, acompa帽arle, sumado al s茅quito de deudores y quienes le amaron, hasta su sencilla tumba.

Dos lugares, distintos, y muy distantes en el espacio, a煤nan las ejemplares existencias de Concepci贸n Miralles y de un muchacho musulm谩n, que muri贸 mucho antes que ella, pero que perteneci贸 a su misma generaci贸n. Un pueblo de los lejanos montes Taurus (Turqu铆a oriental) hermana, contra el espacio y el tiempo, con sus ventarrones polvorientos pre帽ados de aristas de mica, los alientos buc贸licos de otros lugares, las valvas que guardaron y sellaron para la Eternidad, la vida de Concepci贸n Miralles: Torre Pacheco, en donde se abrieron sus ojos, y Los Ramos que los cerraron con un beso de luz ed茅nica, tras una plena vida.

Entre los orientales, y m谩s concretamente en Centro Asia, la complejidad religiosa es dif铆cil de catalogar. Los nestorianos, los adoradores del 脕ngel Ca铆do y los devotos de Manes o Mani, han sido err贸neamente interpretados por los seguidores de las tres religiones vencedoras del Libro. El viento, los vientos (como escribe Am铆n Maalouf en Les Jardins de lumi猫re, mi novela favorita del autor liban茅s), en Mesopotamia, corren, como las aguas, de la monta帽a hacia el mar, nunca hacia tierra adentro. Aquel hombre joven que muri贸 el d铆a mismo de la llegada a su pueblo, al pie mismo del nacimiento del Tigris, y que era un cantante y m煤sico suf铆 al que todos, chicos y grandes de su entorno, veneraban, ha vuelto a mi memoria al leer Concha Luz, al saber de la mujer inspiradora de unos versos elevados 鈥渆n s煤bitos destellos de alma blanca鈥. Este libro de amor, cuya autora Isabel Ascensi贸n Mart铆nez Miralles elabor贸 en su coraz贸n con denuedo, inteligencia , con tes贸n y sin esfuerzo, cuaja en versos hondos y bien medidos: 鈥淭煤 siembras las noches de figuras / que el firmamento acoge con sorpresa / y cada d铆a que llega tiene el sello / de tu mano de ofrenda permanente鈥 (鈥淐u谩nto qued贸 de ti鈥︹, p谩g. 36). Tambi茅n, en estos otros versos, extra铆dos de un recuerdo 铆ntimo y de cotidiana ternura impregnados: 鈥溾 me dijiste algo bello que me honraba. / Me preguntaste si ser铆a posible, acaso, / si no me molestaba / que, llegado el momento, te vinieses / a habitar con tu asistenta esa morada鈥 ( 鈥淟a Casica Peque帽a鈥, p谩g. 57).

Isabel Ascensi贸n Mart铆nez Miralles es una profesional y estudiosa en variados frentes; adem谩s es autora de otros libros y poemarios, como este que despliega los poemas de homenaje a qui茅n le dio la vida. La obra, en cada una de sus p谩ginas no es materia para ser comentada, explicada, o de introducci贸n.

Isabel Ascensi贸n consigue que su progenitora sea la 煤nica protagonista de Concha de Luz. Y lo logra, bella y sublimemente. Su voz, propia, experta y amant铆sima, es la cuerda 贸rfica que un lejano instrumento, el de aquel malogrado y virtuoso joven suf铆, que era parecido al pintor y poeta iran铆 Sohrab Sepehr铆, timbra desde la distancia.

All铆, en su tumba, se plant贸 un rosal, en un d铆a todav铆a invernal, bajo la nieve, fuera de tiempo, que arraig贸 y floreci贸, y del que me informan los nuevos viajeros que hasta all铆 llegaron, da rosas olorosas y como del color de vino nuevo. Un esqueje de parecida ros谩cea hunde las manos amorosas en la tierra f茅rtil en la cual reposa, 鈥渂endita y pura, / eco de luz del Creador鈥, Concepci贸n Miralles Carrillo.

Paseando entre la calina de la tarde huertana, se contempla: 鈥淟a casica peque帽a que sigue /sola en la gris orfandad de tu recuerdo鈥. Estos delicados versos casi finales del poema antes mencionados, resumen el estro ind贸mito, caudaloso, imparable, fluido, raudo, ondulante, remansado, como el Tigris en su descenso, hacia el mar, despu茅s de unirse al 脡ufrates, arrastrando aquellas peque帽as piedras que no aprovechar谩n jam谩s los constructores, pero que alguna de ellas est谩 destinada a convertirse en la piedra angular del Hogar del Esp铆ritu.

La luz del sentimiento por Francisco Serrano Hern谩ndez

Francisco Serrano Hern谩ndezUna mirada cr铆tica聽al poemario Concha de luz, de Isabel Ascensi贸n Mart铆nez Miralles.

En fechas recientes hemos podido asistir en Murcia a la presentaci贸n del poemario 鈥淐oncha de luz鈥, de la poeta murciana Isabel Ascensi贸n Mart铆nez Miralles. Se trata de una obra de tema eleg铆aco en torno a la

figura de Concha, madre de la autora, cuyo fallecimiento constituy贸 en su momento el punto de partida, el g茅rmen ag贸nico y desgarrador que motivar铆a el libro, si bien a trav茅s del transcurrir del tiempo Isabel ha sabido catalizar el dolor primero y alcanzar una visi贸n serena, sustentada en dos pilares inexpugnables que nada ni nadie podr谩 jam谩s abatir: una profunda fe cristiana, y la posesi贸n de lo amado a trav茅s del recuerdo.

鈥淐oncha de luz鈥 est谩 constituido por 44 poemas, en los que predomina el verso de arte mayor, primordialmente endecas铆labo. No obstante, encontramos excepcionalmente alguna composici贸n en octos铆labos, como es el caso de 鈥淎noche so帽茅 con ella鈥. En ocasiones, el cambio de m茅trica dentro del propio poema sirve como elemento amplificador del estado de 谩nimo o de la carga emotiva: por ejemplo, la 鈥淐opla de la concha rota鈥, en perfectos endecas铆labos, se cierra con dos versos heptas铆labos, en dram谩tico pie quebrado:

Tu hija mayor, contigo, por ti, rezaba a solas.

Recogiendo la tradici贸n eleg铆aca de la literatura castellana que, como es sabido, se remonta a Jorge Manrique, y que ha tenido brillantes ejemplos en las letras hispanas del siglo XX, como Garc铆a Lorca o Miguel Hern谩ndez, Isabel quiere hacer especial referencia, precisamente, al poeta oriolano, quien dedic贸 una inmortal eleg铆a a Ram贸n Sij茅, su 鈥渃ompa帽ero del alma鈥. En el poema que sirve de p贸rtico a Concha de luz, titulado 鈥淓n los Ramos, Miguel鈥, Isabel hace un personal parafraseo del c茅lebre poema de Hern谩ndez:

En Los Ramos, Miguel, como del rayo, tambi茅n como del rayo se me ha ido esa alma espl茅ndida y grandiosa

con quien tanto quer铆a: la madre m铆a.

En ambos poetas, el dolor se hace tan inabarcable que su alcance no puede delimitarse por la conciencia:

No hay extensi贸n m谩s grande que mi herida… (Miguel Hern谩ndez)

…y a煤n no calibro la hondura de esta herida. (Isabel A. Mart铆nez)

La menci贸n expl铆cita de la poblaci贸n natal tambi茅n nos trae ecos del autor de Viento del pueblo, en el poema 鈥淐u谩nto qued贸 de ti鈥:

鈥淓n Orihuela, su pueblo y el m铆o,…鈥 (Miguel Hern谩ndez)

鈥…de tu pueblo, Los Ramos, tan querido鈥 (Isabel A. Mart铆nez

La puerta de la casa

鈥淟a eternidad es en el recuerdo, el recuerdo de quienes la conocieron y amaron y de esta manera la traen de nuevo a la vida.鈥
Julio Navarro Alvero
Julio navarro alvero
Actor int茅rprete de Don Juan Tenorio y animador literario

Presentaci贸n oficial de Concha de Luz

Presentaci贸n oficial en Murcia, el d铆a 25 de marzo de 2011, en el IES Licenciado Cascales , del poemario Concha de luz, cuya autora es Isabel Ascensi贸n Mart铆nez Miralles. La presentaci贸n fue llevada a cabo por D. Juan Tom谩s Frutos (decano del Colegio de Periodistas de la Regi贸n de Murcia),D. Gin茅s Aniorte (maestro y poeta) y D. Soren Pe帽alver (cr铆tico y poeta). Al piano, Francisco Serrano. Rapsodas: Irel Faustina Bermejo, Gloria Corbo y Julio Navarro. Intervenci贸n espont谩nea de la poetisa Francisca Mart铆nez Usero.. El premio internacional de literatura basada en valores tiene su origen en este poemario. Este video recoge 铆ntegramente todo el acto, con una duraci贸n de 1hora ,25 minuto
Concha de Luz Primera Edici贸n
PRESENTACI脫N OFICIAL DE CONCHA DE LUZ
25 de Marzo de 2011

Deja una respuesta

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.